title pic La revolución de los electrodomésticos en el hogar

Escrito el 22/08/2013

samsung

samsung

 

Hoy en día, es impensable vivir sin una lavadora secadora, un robot aspirador o cualquiera de los electrodomésticos que están en nuestras casas. Al menos para la mayoría de la población occidental. Es habitual que no percibamos la importancia que tienen estos aparatos en nuestras vidas, pero lo cierto es que, sin ellos, nuestra rutina sería mucho más complicada. Pero no hace tanto tiempo que disfrutamos de estas comodidades.

Fue en el siglo pasado cuando se produjo la revolución de los electrodomésticos en el hogar. A partir de la década de los 50, las familias empezaron a adquirir equipos para que efectuar las tareas domésticas fuera más sencillo y cómodo. El aumento del número de electrodomésticos en el hogar ha sido tan notable en las últimas décadas que el consumo eléctrico de estos aparatos en España asciende a casi una cuarta parte del total, según un estudio realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

El frigorífico es el electrodoméstico más utilizado, con un 6,6% del consumo eléctrico global. Y es que se trata de un aparato fundamental en los hogares para conservar adecuadamente los alimentos. Marcas como Samsung han conseguido optimizar al máximo este tipo de electrodomésticos, que ofrecen prestaciones inimaginables hasta hace pocos años. En segundo lugar, está la lavadora secadora, cuyo uso supera el 3% del gasto eléctrico en los hogares españoles.

El televisor y el ordenador son otros de los electrodomésticos más utilizados, ya que se hace uso de ellos a diario. Asimismo, el robot aspirador es otro de los equipos que tiene mayor presencia en los hogares.  Precisamente, este aparato permite que podamos tener alfombras y tapices en perfecto estado sin pasar horas limpiándolos. Con unas pasadas, la máquina deja las superficies tapizadas libres de suciedad.

En un principio, los hogares se equiparon con los electrodomésticos más básicos, como los ya mencionados. No obstante, con el transcurso de los años y los avances tecnológicos, los consumidores han ido incorporando cada vez más aparatos en su vida diaria. Gracias a los electrodomésticos, las tareas se simplifican y podemos contar con más tiempo para realizar otras actividades. Además, también son herramientas de trabajo y de ocio. En definitiva, máquinas que nos facilitan la vida.